LA EVOLUCIÓN DE CLOUD HACIA LOS ESPACIOS HÍBRIDOS